Dhamma

por Ven. Acariya Maha Boowa

[Citado en la sección de Historia del Bosque del Monasterio de Bard Tard, en la página web www.luangta.com en memoria de este sabio gran maestro que murió el 37 de enero de 2011 a los 97 años de edad.]


“No te olvides de prestar atención a ti mismo.
No olvides evaluar los movimientos de tu mente:
ésta debería ser tu prioridad principal.
Esos movimientos de tu mente son extremadamente rápidos.
Asegúrate de que estén alineados con las enseñanzas del Dhamma.
Reflexiona cuidadosamente antes de hacer cualquier cosa.
No actúes motivado por el orgullo intranquilo.
No actúes motivado por el deseo.
No actúes bajo el impulso de forzar las cosas a que sean como tú las quieres.
La mayor parte del tiempo cometemos errores,
al extremo de que se ha vuelto natural que estemos equivocados.
Todo esto se debe a que no nos detenemos a reflexionar.
Como budistas, debemos reflexionar en todo lo que hacemos, sin que importe qué.
El deseo en sí y por sí mismo no conoce fronteras ni límites;
por tal motivo, debemos hacer que la razón nos guíe.
No permitas que te guíe el deseo.
Si dejamos que el deseo sea el que guía,
nos llevará derecho al más profundo abismo del infierno,
sin que nos demos ni cuenta.
Si tomamos la razón -el Dhamma- como nuestra guía,
el deseo irá aquietándose poco a poco, hasta que no aparezca.
Pregúntate: ¿Qué es lo que está tomando la iniciativa en mí?
¿Qué está haciendo esto? ¿Es apropiado o no?
Cuando nos hacemos estas preguntas, la razón ha entrado en escena
y el deseo tiene que hacerse a un lado y obedecer.
Tiene que obedecer a la razón.
A partir de ese punto no hay nada más que la razón tomando las riendas.
Si seguimos su guía, raramente cometemos errores”.




Traducido al español por Amparo Dana Ramos
Corregido por Upasika Sabrina

Dhammadarini ® 2011
Comments